Es Fácil dejar de fumar … ¡si sabes cómo! te liberará de tu dependencia del tabaco (la nicotina):

Rápido, Sin sufrir...

Ni siquiera lo echarás de menos, es decir, Te convertirás en NO FUMADOR FELIZ…

Sin medicamentos, sustitutos de la nicotina.

Sin máquinas, artilugios mágicos.

Sin asustarte.

El programa más completo disponible, diseñado no sólo para que dejes de fumar, sino también para asegurar que sigas libre para el resto de tu vida



Yo deje de fumar el 6/8/2010 y a dia de hoy no me ha apetecido volver a encender un cigarrilo. 100% efectivo. Recomiendo verlo solo, del tirón y sin distracciones.

Si se siguen las siguientes instrucciones, es imposible fracasar:
  • Toma la decisión solemne de que nunca más fumarás, masticarás o chuparás nada que contenga nicotina, y nunca dudes de tu decisión.
  • Grábatelo en tu mente: no hay absolutamente nada que sacrificar. Con esto no quiero decir simplemente que estarás mejor como no fumador (has sabido esto toda tu vida); ni quiero decir, aunque no hay ninguna razón para fumar, que tienes que conseguir algún tipo de placer o ayuda de ello, sino, no lo harías. Lo que quiero decir es que no existe ningún placer o ayuda auténtico en el fumar. Es solo una ilusión, como darte con la cabeza contra una pared solo para tener la sensación agradable cuando dejas de hacerlo.
  • No existe esa cosa llamada fumador empedernido. Eres uno de los millones que cayeron en esta trampa sutil. Igual que millones de otros exfumadores que alguna vez pensaban que no podrían escapar, tú has escapado.
  • Si en cualquier momento de tu vida sopesaras los pros y contras del fumar, siempre llegarías a la conclusión: «Deja de hacerlo. Eres un imbécil.» Nada cambiará esto nunca. Siempre ha sido así y siempre será así. Has tomado lo que tú sabes que es la decisión correcta, no te tortures dudando.
  • No intentes no pensar en fumar ni preocuparte de estar pensando en ello continuamente. Pero cuando piensas en fumar ―sea hoy, mañana o el resto de tu vida― piensa: «¡Qué bien, soy un no fumador!».
  • No utilices ningún sustituto
  • No guardes tabaco
  • No evites a otros fumadores
  • Procura no hacer cambios importantes en tus costumbres por el hecho de haber dejado de fumar.
Si sigues las instrucciones, pronto experimentarás el instante de la revelación. Pero:
  • No te quedes en la espera de este instante de la revelación. Sigue con tu vida. Disfruta de los momentos buenos y afronta los malos. Descubrirás que dentro de nada llegará el instante de la revelación.

Libro
en formato PDF